Conocí a la comisaria y crítica cubana Suset Sánchez cuando estábamos realizando juntas el Máster en Historia del Arte Contemporáneo y Cultura Visual, en el Museo Reina Sofía. Su excelente trabajo en torno a cuestiones decoloniales le llevó a ganar la convocatoria Comisart, de La Caixa, con el proyecto “Rumor…historias decoloniales en la Colección La Caixa”, del que ya hablé en este blog. En 2015 Sánchez comisariaba también el trabajo del artista cubano Alexis Esquivel en el CAAM de Gran Canaria.

Más recientemente, el pasado febrero, tuve la suerte de coincidir con ella durante mi visita a la Real Academia de España en Roma, donde Sánchez es residente. Se encontraba trabajando, durante los meses en la Academia, con las obras del artista cubano Jorge Carruana Bances, que nació en Cuba y se exilió a Roma, donde llegaría a fallecer, y cuyo corpus de obra Sánchez está catalogando y recuperando.

Jorge Carruana. De la serie “Palmas: S/T”, ca. 1977-79, tempera sobre cartulina, 43 x 35 cm.

Fruto de esos intensos meses de investigación y catalogación se inaugura ahora la exposición Jorge Carruana Bances: Fumetti, sesso, guerra…, que mostrará por primera vez en Roma una importante selección de la obra de este artista cubano. La muestra, que podrá visitarse entre el 6 de abril y el 7 de mayo en la Real Academia de España en Roma, comisariada por Suset Sánchez, permitirá un acercamiento a la trayectoria creativa del autor, especialmente a sus facetas como pintor, realizador cinematográfico e ilustrador.

Jorge Carruana. S/T, 1982, acrílico sobre tela, 70 x 50 cm.

La exposición reúne un conjunto de cerca de 100 obras entre telas, papeles y maderas que posibilitan seguir la evolución estética, las exploraciones del lenguaje plástico y las preocupaciones conceptuales del artista desde los años ‘60 hasta los ‘90. Es un recorrido por el imaginario y la figuración de una de las firmas imprescindibles del arte pop y el postmodernismo en Cuba; al tiempo que se rinde un homenaje a este excelente dibujante y colorista cuya obra precisa ser re-inscrita en la historia del arte cubano contemporáneo. La muestra que se presenta en la Real Academia de España en Roma es la primera exposición que compila una parte importante del trabajo de este artista, aunque su obra es mucho más abarcadora y los archivos que forman parte del Estate Jorge Carruana Bances contienen un volumen notable de fondos documentales sobre la obra del creador.

Jorge Carruana. Pavlov’s Dog e Lenin, 1982, acrílico sobre tela, 100 x 70 cm.

Roma es la ciudad donde la propuesta estética de Carruana se definió como un idilio pictórico arriesgado, crítico y en constante experimentación; una suerte de aventura erótico-política de la imagen que dialogaría con la cultura visual de finales del siglo xx desde una visión desprejuiciada, liberada de cualquier atadura formalista o estilística. Basta un recorrido precipitado por el conjunto de esta obra para descubrir la potencia discursiva y plástica de su pintura a través de series en las que estuvo inmerso durante décadas, y en las que determinados motivos alusivos a temas eróticos, bélicos, del imaginario de la cultura popular, del cine y los cómics norteamericanos de los años ‘50, van a aparecer de forma reiterada como obsesiones que fijaron la poética del artista.

La exposición se inicia con una visión de la obra de los años 70, cuando las composiciones se complejizan y abandonan la centralidad de una escena para descomponerse en planos narrativos que se superponen como un palimpsesto casi cinematográfico. Es lo que ocurre en la serie Palmas, un conjunto de piezas que evoca la imagen ambivalente del exilio como una experiencia traumática al tiempo que liberadora, atravesada por la propia biografía del artista. En la siguiente década, el creador aborda una visualidad híbrida que se debate entre disímiles obsesiones: cómics, sexo y guerra, a partir de las cuales se teje la red de opuestos y violencia en el imaginario de Jorge Carruana Bances: femenino-masculino, guerra-paz, capitalismo-socialismo, figuración-abstracción, sexo-religión. El artista recorre un amplio repertorio de referencias que incluye desde las imágenes de los grabados japoneses Ukiyo-e de los siglos XVII–XIX, la pintura metafísica, las animaciones de Walt Disney, hasta la figura icónica de la Cicciolina.

Jorge Carruana. S/T, 1984, técnica mixta sobre cartulina, 43 x 33 cm.

Carruana afirmaba que a través del sexo y el erotismo podía representar todas las historias de la humanidad. Él, que se consideraba a sí mismo como un sujeto con una activa consciencia política, veía en ese imaginario la potencia discursiva para reflexionar sobre problemas globales como el hambre, la violencia y la guerra. La propuesta estética de Jorge Carruana Bances puede ubicarse entre aquellas imágenes plurales de disidencia sexual que han permitido la comprensión de la historia desde la perspectiva de lo que la academia anglosajona y los Queer Studies han denominado The affective Turn, el “giro afectivo”. Un modo diferente de experimentar y narrar la historia, donde el positivismo y la racionalidad historicista ceden terreno a las emociones y la corporalidad.

El recorrido de la muestra se cierra con el trabajo final del artista en los años ’90, previos a su fallecimiento repentino en 1997. Los pasajes de la biografía de Carruana le vinculan a un compromiso con el activismo político en varias líneas, entre ellas las relacionadas con una consciencia ecológica. Es justamente esa posición ética frente a temas de política medioambiental y eco-sostenibilidad, lo que le condujo al género del paisaje y a mirar la naturaleza como un objeto de representación en sus últimos trabajos.

Jorge Carruana. S/T, 1984, técnica mixta sobre cartulina, 43 x 33 cm.

Por último, se dedicará una sala a su labor cinematográfica y se exhibirán dos cortos de animación realizados por el artista en los años ‘60. Estos filmes han sido rescatados de los archivos del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) de La Habana.

Jorge Carruana. De la serie Palmas: S/T, ca. 1977, técnica mixta sobre cartulina, 27 x 21 cm.

En el tránsito de tres décadas de efervescencia creativa —que por primera vez se reúnen en una exposición—, la obra de Jorge Carruana Bances mantuvo una perspectiva crítica que se inicia en la respuesta a los relatos excluyente de la nación en el discurso político cubano y se abre a un cuestionamiento del impacto de la vida moderna y el capitalismo en el entorno habitable de las sociedades actuales. Desde esa lógica contestataria, Carruana ha legado una biografía artística posicionada en la capacidad de resistencia, una obra vehemente, de frenética actualidad, susceptible de ser estudiada y ubicada en su justo lugar dentro de la historia del arte contemporáneo cubano.

Jorge Carruana Bances y el cine de animación cubano de los años 60

Salón de Actos de la Real Academia de España en Roma

26 abril de 2017, 19:00 h

Como parte de las actividades colaterales a la exposición, se ha organizado el programa audiovisual Jorge Carruana Bances y el cine de animación cubano de los años ‘60, que estrenará en Roma varios cortos de animación del artista. La proyección contará con la introducción de la curadora de la muestra, Suset Sánchez, y del Dr. Xose Prieto Souto, Profesor de comunicación audiovisual de la Universidad Carlos III de Madrid. Esta proyección tendrá lugar en el Salón de Actos de la Real Academia de España en Roma el 26 de abril a las 7.00 p. m.

Jorge Carruana Bances (La Habana, 1940 – Roma, 1997)

Artista multidisciplinar, pintor, ilustrador, diseñador gráfico, caricaturista y director de cine que se vinculó tempranamente al Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (icaic), convirtiéndose en uno de los pioneros del cine de animación en Cuba y colaborando en la imagen de algunos de los filmes más relevantes de cineastas como Tomás Gutiérrez Alea o Eduardo Manet.

Entre los episodios reseñables de su biografía intelectual se halla la participación en el mítico Salón de Mayo de 1967, interviniendo en el mural Cuba colectiva. En 1968 el artista emigró hacia España, donde mantuvo relaciones con figuras como Gabriel García Márquez y Julio Cortázar. En 1970 se estableció definitivamente en Roma y colaboró con Radio Televisión Italiana (rai) y los estudios cinematográficos Lodolofilm. En 1977 realizó su primera exposición individual en Italia, 12 Slides da Cuba (Galería Rondanini, Roma), presentada por el crítico de arte Maurizio Fagiolo y reseñada por Vito Apuleo.

También son destacables las exposiciones colectivas homenaje a Joan Miró (Montecatini, 1979 y 1980) en las que participó y la muestra Cuba 5 Art Cubain contemporain (Galería Editart, Ginebra, 1981) junto a otros cuatro creadores entre los que se encontraba Wifredo Lam. Su trabajo como ilustrador lo vinculó en varias ocasiones a la obra de Guillermo Cabrera Infante, ilustrando varias portadas de los libros del escritor.

La mayor parte de los fondos de la Colección del Estate Jorge Carruana Bances, fundado en el 2013, se conserva en Monterotondo, Roma, bajo custodia de sus herederos, y cuenta con más de 250 obras, proyectos para cine, bocetos y un número importante de documentos y cartas relacionados con reconocidos intelectuales de la época como Severo Sarduy, Sergio Pitol, Carlos Franqui, Virgilio Piñera, etc.