Era aún 1916 y la fotografía buscaba su propio lugar dentro de las manifestaciones artísticas; Lewis Hine y Alfred Stieglitz eran dos de los fotógrafos que reformaban la estética del medio, con formas objetivas y simples, propias de la modernidad. Ese mismo año un joven Paul Strand (Nueva York, 1890 – Orgeval, Francia, 1976) recorría las calles de Nueva York y retrataba a personas hasta entonces no reflejadas en la fotografía, como mendigos e indigentes. El retrato en primer plano de la mujer ciega forma parte de esta serie de retratos que un año después Stieglitz publicaría en Camera Work, y que se convertiría en un icono de la nueva fotografía americana. Dureza y ternura a la par, en una imagen como pocas, donde se remarca la ceguera de la protagonista sin posibilidad de no leer lo que muestra, ocupando todo el espacio de la imagen su rostro y el papel. Esta es sólo una de las más de 200 fotografías que pueden disfrutarse de primera mano y de cerca en la Fundación Mapfre, en la amplia retrospectiva que el centro le dedica a Paul Strand, figura clave de la fotografía moderna.
Más de dos centenares de obras procedentes de distintos museos y colecciones particulares, entre las que destaca la del Philadelphia Museum of Art, que posee uno de los fondos más completos de la obra del fotógrafo. La exposición se organiza de forma cronológica, mostrándonos la evolución en el trabajo de Strand, donde se mantiene de forma constante su compromiso político y su voluntad de retratar el conflicto humano.

Si empezamos el recorrido por las salas de la Fundación Mapfre nos encontramos con sus obras más tempranas, de la década de 1910, donde el estilo pictorialista aún es dominante, y otras de 1915 en las que la vanguardia ejerce una importante influencia, especialmente el cubismo y la abstracción. Ya desde entonces comienza Strand a retratar a personas que observa en la calle, así como otras imágenes que reflejan su fascinación por el ritmo de la vida y la dimensión diferenciadora de la nueva ciudad moderna, con Nueva York como epítome.

Paul Strand - Wall Street, New York, 1915

Paul Strand – Wall Street, New York, 1915

Paul Strand - Blind Woman, New York, 1916

Paul Strand – Blind Woman, New York, 1916

Paul Strand - White Fence, Port Kent, New York, 1916

Paul Strand – White Fence, Port Kent, New York, 1916

Paul Strand - Abstraction, Bowls, Twin Lakes, Connecticut, 1916

Paul Strand – Abstraction, Bowls, Twin Lakes, Connecticut, 1916

Le sigue una muestra de obras suyas cercanas al círculo de Stieglitz, con la máquina como protagonista, así como detalles de su propia cámara y retratos de su esposa, Rebecca. Además de las fotografías, se proyecta en la sala uno de los films más significativos de Strand, Manhatta, de 1921, una especie de documental, considerado como la primera cinta vanguardista norteamericana.

Paul Strand - Rebecca, New York, 1922

Paul Strand – Rebecca, New York, 1922

En los 40 el libro se convierte en el su fetiche, siendo la forma preferida de Strand de mostrar su obra, aunando imagen y narrativa (algo que ya había experimentado con el cine). La exposición destaca principalmente tres de estos proyectos a través de los cuales podemos entender mejor el acercamiento del artista a distintos lugares y culturas: Nueva Inglaterra (1950), Luzzara (1953) y Ghana (1963); también se presentan algunas fotografías de otros países como Francia, Egipto, Rumanía o Marruecos. En esta parte de la exposición es destacable que Mapfre muestre algunas fotografías con dos procedimientos distintos, algunas copias al platino y otras en gelatina de plata, pudiendo apreciarse así las diferencias entre ambos, tanto en color como en intensidad y texturas.

Paul Strand - Iglesia, Ranchos de Taos, Nuevo México, 1930

Paul Strand – Iglesia, Ranchos de Taos, Nuevo México, 1930

Paul Strand - El Sr. Bennett, West River Valley, Vermont, 1944

Paul Strand – El Sr. Bennett, West River Valley, Vermont, 1944

Paul Strand - Susan Thompson, cabo Split, Maine, 1945

Paul Strand – Susan Thompson, cabo Split, Maine, 1945

Paul Strand - Salón, Prospect Harbor, Maine, 1946

Paul Strand – Salón, Prospect Harbor, Maine, 1946

Paul Strand - Cocina, lago Eynort, South Uist, Hébridas, 1954

Paul Strand – Cocina, lago Eynort, South Uist, Hébridas, 1954

Paul Strand - Anna Attinga Frafra, Acra, Ghana, 1964

Paul Strand – Anna Attinga Frafra, Acra, Ghana, 1964

Paul Strand - Pareja, Rucăr, Rumanía, 1967

Paul Strand – Pareja, Rucăr, Rumanía, 1967

Entre las distintas series, destaca una inquietante imagen, la más política (o al menos la más evidentemente política) de las que podemos ver de Strand; en ella un esqueleto aparece crucificado sobre una esvástica. Lo más sorprendente es que no se trata de un montaje y que para realizarla el artista tuvo que conseguir un esqueleto y construir una esvástica de verdad.

Paul Strand - Skeleton / Swastika, Connecticut, 1938

Paul Strand – Skeleton / Swastika, Connecticut, 1938

Es innegable, también, la influencia de corrientes como en neorrealismo italiano, del que el propio Strand se reconoce deudor, como los retratos que realiza de forma constante a la familia Lusetti (con la que traba amistad) en Luzzara, y que recuerdan a la estética neorrealista e incluso algunos establecen un evidente paralelismo con Los santos inocentes, de Mario Camus (la fotografía es de 1953 y la película de 1984).

Paul Strand - La familia, Luzzara (los Lusetti), 1953

Paul Strand – La familia, Luzzara (los Lusetti), 1953

Lo cierto es que esta es una exposición completa y compleja, capaz de recorrer seis décadas de producción fotográfica. Fundación Mapfre reivindica así a Paul Strand, uno de los nombres más célebres de la fotografía moderna y no conocido suficientemente en España. Su trabajo, como dice Peter Barberie, comisario de la exposición, implica un acercamiento dinámico a la cotidianidad que conecta con un mundo cambiante, evita tratar los temas como si fueran inmutables o atemporales y presenta a la gente corriente como héroes de su propia vida y conflictos. Una muestra que recorre el siglo XX y que podemos “llevarnos a casa” con el catálogo, que con una edición especial reproduce las fotografías a tamaño original.

 

Paul Strand. Fundación Mapfre. Sala Bárbara de Braganza (Madrid). Del 3 de junio al 23 de agosto de 2015.