“Como un ensayo de laboratorio y una forma de investigar sobre los dispositivos de exposición que se han utilizado en algunos de los museos públicos vinculados al arte contemporáneo que ha habido en Madrid”, así describe Sergio Rubira la exposición que comisaría en el CA2M de Madrid. Se trata de Colección XIII. Hacia un nuevo museo de arte contemporáneo, una revisión museográfica en torno a las colecciones del CA2M y la Fundación ARCO.

La exposición toma en préstamo el título de la que se inauguró en 1959 en el MoMA de Nueva York y que se llamó Toward the New Museum of Modern Art (Hacia el Nuevo Museo de Arte Moderno). Fue comisariada por Alfred H. Barr Jr., que no sólo impuso el modo en el que debía entenderse la evolución del arte desde las Vanguardias, sino también la manera en la que tenían que verse, incluso mirarse, estas nuevas formas artísticas, desarrollando el montaje en el cubo blanco. Sin embargo, la muestra rompía con ese tipo de montaje supuestamente neutro y objetivo al que se había acostumbrado el público para recuperar la manera abigarrada en que se colgaba en los museos decimonónicos. Su intención era dramatizar la falta de espacio y evidenciar que se hacía necesaria una ampliación del museo utilizando los recursos que el montaje le permitía, siendo muy consciente de que la instalación es un lenguaje.

Colección XIII parte de un encargo del nuevo director del centro, Manuel Segade, a Rubira, que aplicó la lógica de los montajes de esos tres museos a las propias colecciones del centro. Los museos de Madrid que alojaron arte contemporáneo en sus salas en alguna ocasión son Museo del Prado, el Museo de Arte Moderno y el Museo de Arte Contemporáneo.

Lo cierto es que el recorrido por las salas, que comienza por el Prado y acaba en la Sala Negra, es una delicia, no sólo por descubrir, en un solo golpe de exposición, cómo ha evolucionado la forma en que la exposición se presenta, sino también por las obras seleccionadas por el comisario.

CA2M_sergio_rubira_1

Para descubrir quién es quién, a la entrada se nos entrega un pequeño libro (a medio camino entre la hoja de sala y el catálogo) donde no sólo se localiza cada obra en la pared sino que se incluye un breve párrafo explicando quién es cada artista y por qué ha destacado su trabajo. Didáctico y accesible a cualquiera, conocedor o no de la materia. Además, estos textos no son informativos sin más, sino que están redactados por especialistas y profesionales de arte contemporáneo como Elena Vozmediano, Ferran Barenblit, Estrella de Diego, José Manuel Costa o Alberto Martín, entre otros.

CA2M_sergio_rubira_7

Rubira parte de la premisa de cómo la disposición de las obras en los museos tiene un significado nada inocente: por ejemplo, tal y como vemos ahora las obras en cualquier exposición, se repite un patrón estandarizado, afín al cubo blanco, pero no exento de determinada carga ideológica.

Así, ese cubo blanco tan generalizado hoy, presenta las obras como universales y autónomas, algo que no es casual y que responde a determinados intereses.

Que son posibles otros montajes lo sabemos, y esta exposición ahonda en esto precisamente. Las preguntas que me hacía a medida que recorría las salas partían de esto: ¿Qué nos dice una vitrina de los documentos que hay dentro? ¿Qué le da veracidad y autoridad a la obra?

CA2M_sergio_rubira_4

El cambio de contexto y retomar la forma de exponer para dar un nuevo sentido a lo que vemos es una de las mejores cosas que tiene esta exposición. Me sorprendió, por ejemplo, Esther Ferrer y Elena Asins con el fondo de unas espesas cortinas blancas.

CA2M_sergio_rubira_2

Una de las zonas que mejor recogen lo que ha sido y es el arte hecho por mujeres se encuentra precisamente en el Museo de Arte Contemporáneo, donde Rubira ha situado a varias artistas de referencia: Ana Mendieta, Eulàlia Valldosera, Susana Solano, Carolee Schneemann, Roni Horn, Soledad Sevilla, Adrian Piper.

Un lujo contemplar las obras de todas ellas dialogando en un contexto (el del montaje más clásico que aún no es cubo blanco) pero agrupadas y conectadas. Nuevas lecturas visuales que, personalmente, me resultan de lo más interesante. Si hace unas semanas volvían las protestas a la Tate porque su nueva directora, Frances Morris, no había incluido a Mendieta en la nueva exposición de la colección, en el CA2M no falta la artista cubana. Varias fotografías recogen acciones realizadas entre 1974 y 1980, desde las “Silueta series” a las huellas corporales. Pequeños gestos de gran simbolismo visual. Por cierto, todas las piezas pertenecen a la Colección Fundación ARCO.

CA2M_sergio_rubira_3

En el libro para recorrer la exposición se cita a Schneemann:

“Quiero superar el poder y la separación del artista de lo que hace en la tradición masculina del director, el productor está fuera de la obra porque cree estar por encima de él”.

Aquí son mujeres artistas que dirigen y producen, que rompen esquemas marcados por un sistema de pensamiento patriarcal que, al relegarlas a un segundo plano, las obligó a ser sujetos activos; situada ya no sólo en el lugar de quien concibe la obra, sino también de quien se sitúa en ella y la ejecuta. Frente a las “modelos” pasivas que realizaban las acciones de Yves Klein según él indicaba, ellas aquí dirigen y son activas tanto en la idea como en la ejecución.

CA2M_sergio_rubira_6

CA2M_sergio_rubira_5

Colección XIII. Hacia un nuevo museo de arte contemporáneo recoge, por un lado, cómo la museografía española se ha desarrollado a través de tres epítomes de museos (el Prado, el Moderno y el Contemporáneo) y no sólo plantea cómo la disposición de las obras se interpretaría con los ojos de hoy y el montaje de ayer, sino que cuestiona también qué obras y qué artistas estarían en cada lugar.

Esta es una exposición cuya base y fin se plantea desde el cuestionamiento sobre cómo interpretamos y traducimos determinadas ideas dominantes en distintos periodos en base a cómo se presentan las obras en un museo. Autoridad, poder y hegemonía son algunas de estas ideas que el contexto museográfico implicaba en las obras; la interpretación, por tanto, no es sólo entre obra-espectador sino también en el lugar donde aquella se sitúe.

 

ARTISTAS

Alberto, Karel Appel, Ibon Aranberri, Elena Asins, Dis Berlin, James Bishop, Bleda y Rosa, Elina Brotherus, Javier Campano, Joan Cardells, Ceesepe, Chema Cobo, Costus, John Chamberlain, Hanne Darboven, Thomas Demand,b Equipo 57, Esther Ferrer, Joan Fontcuberta, Alberto García Alix, Pablo Gargallo, David Goldblatt, Julio González, Rodney Graham,Katharina Grosse, Arturo Herrera, Roni Horn, El Hortelano, Axel Hütte, Concha Jerez, Anish Kapoor, Lucia Koch, Luisa Lambri, Teresa Lanceta, Ouka Leele, Sol Lewitt, Lucebert, Sigfrido Martín Begué, Ana Mendieta, Mitsuo Miura, Antoni Muntadas, Nazario, Ortega Muñoz, Jorge Oteiza, Pablo Palazuelo, Perejaume, Adrian Piper, Georges Rousse, Antonio Saura, Néstor Sanmiguel Diest, Carolee Schneemann, Kiki Seror, Soledad Sevilla, Melanie Smith, Susana Solano, Jesús Rafael Soto, Antoni Tàpies, Frank Thiel, Wolfgang Tillmans, Francesc Torres, Miguel Trillo, Dario Urzay, Eulàlia Valldosera, Patricio Vélez.

 

Colección XIII. Hacia un nuevo museo de arte contemporáneo, CA2M Madrid, del 24 de junio al 25 de septiembre de 2016.