Si de algo pueden presumir las Islas Baleares es de encontrarse en un lugar envidiable, en medio del mar Mediterráneo, cercanas a Italia, Francia, el norte de África y, desde luego, más cerca que la península a otros países como Grecia, Malta o Turquía, a los que les une una conexión marítima. Precisamente cuando me senté a escribir este texto lo primero que hice fue mirar un mapa del Mediterráneo, zona de conflicto y encuentro, de vital importancia histórica y cultural; justo en esta encrucijada diversa se sitúa el Museo Es Baluard, en Palma de Mallorca, que ahora reflexiona sobre las conexiones entre unos lugares y otros a través de este hecho físico, el mar.

La Mer au Milieu des Terres / Mare Medi Terraneum es una exposición colectiva que comisaría Cécile Bourne-Farrell (mira un vídeo de la comisaria hablando de la exposición aquí), y que supone la primera vinculación de Es Baluard con las colecciones de FRAC de Provence-Alpes-Côte d’Azur (sur de Francia) y el FRAC de Córcega. En total una amplia nómina de artistas, algunos internacionales más reconocidos y otras figuras más emergentes, entre los que se encuentran Ali Cherri, Marcel Dinahet, Lara Fluxá, Chourouk Hriech, Bouchra Khalili o Marco Poloni, entre otros.

La idea del proyecto, como su título indica, es que el radio de acción de la exposición sea amplio, que el proyecto curatorial también lo sea y vincule, de una vez, aquellas prácticas artísticas que se están desarrollando en distintos espacios del Mediterráneo y que deben conectarse.

La pieza de vídeo de Ange Leccia hipnotiza al que mira, en un eterno vaivén de aguas inaprensibles, un litoral que marca el límite entre lo seco y lo húmedo, el equilibrio y el desequilibrio.

leccia-la-mer

Ange Leccia – La Mer, 1991

La obra de Lara Fluxá se puede apreciar casi levitando, sostenida en el aire, de manera que cualquier movimiento la balancea. La artista utiliza instrumentos de medida de equilibrio y los expone como auténticas piezas escultóricas; es una pieza delicada y sutil, para disfrutar en directo.

Lara Fluxa

Lara Fluxá – a-Nivellaments, 2011

La emigración no podía faltar en una exposición sobre el Mediterráneo, donde es noticia casi cada semana la suerte de quienes intentan pasar el mar y llegar a Europa. Lo muestra Marco Poloni en su montaje fotográfico y Marcel Dinahet en su investigación sobre Varosha, anterior ciudad turística y hoy abandonada en Chipre.

Los grandes dibujos de Chourouk Hriech, francesa de origen marroquí, ocupan varias paredes de la sala. De nuevo Hriech nos muestra un mapa propio, íntimo, que refleja su experiencia personal y se traslada a la exposición. El blanco y el negro, grandes protagonistas de su obra, son símbolos de la dualidad de los opuestos, de las contradicciones de ser uno y a la vez ser múltiple, aludiendo a su propio origen como persona nacida en Francia pero de origen marroquí. Para llevar a cabo esta pieza contó con la colaboración de los alumnos de la escuela de diseño, y convirtió, por unas horas, la sala de exposiciones en un lugar de encuentro donde se podía vivir la producción de una obra.

chourouk hriech

Chourouk Hriech – Dépasser les murs, 2015

Está también Bouchra Khalili (que hace doblete con otra exposición en Frac Lorrain, All roads lead to Schengen) y que muestra, a través del vídeo, su interés fronterizo entre lo experimental y lo documental. Su investigación se mueve en torno a ideas como identidad, inmigración y lo transitorio de la experiencia como nómada. En el vídeo traza distintas rutas según los relatos de inmigrantes con los que charla en Marsella, Ramala, Bari, Roma, Barcelona y Estambul, importantes ciudades de tráfico y comercio. Alejada del sentimentalismo al que se podría caer por el tema, Khalili hace preguntas precisas y deja que seamos nosotros, quienes vemos el vídeo, quienes generemos ese cuestionamiento sobre lo que se nos cuenta, y cómo se perciben las barreras en un mundo cada más globalizado en lo económico y más fronterizo en lo geográfico. Una delicia de pieza en la que la poética misma es la ausencia de poética (aparente), pero donde la mano y la voz de la artista (lo único que vemos de ella) nos posiciona como observadores clandestinos.

Bouchra_Khalili_

Bouchra Khalili – Mapping Journeys nº4, 2010

La ironía y la crítica son también la base de la pieza audiovisual de Yorgos Zois (Atenas, 1982), Casus Belli (2010), donde la simpleza visual se completa con una gran carga conceptual. Una serie de personas, en distintos ámbitos y momentos hacen cola (desde un supermercado a una galería de arte, o un concierto) enlazándose en una cadena continua en la que la primera persona de cada cola es la última de la siguiente de forma constante. Un tropezón repentino de uno ocasiona la caída sucesiva de todas las colas, que estar sutil pero firmemente conectadas a través de quienes esperan. La idea de causa-efecto aquí es una alegoría de la situación de la Unión Europea, especialmente la de Grecia. Sarcasmo y dureza en un vídeo que nos trae a la mente el presente más inmediato de muchos países europeos en las mismas circunstancias.

Oriol Vilanova hace suyo el horror vacui al llenar toda una pared de postales de puestas de sol, totalmente diferentes y compradas a partir del año 2000 en mercadillos de segunda mano. El icono vacacional por excelencia, que se repite en una ciudad tras otra, no es más que el reflejo de cómo se configura un cliché universal, a modo de “paraíso” y estado de felicidad, pero que, repetido aquí una y otra vez, resulta hasta ridículo.

oriol_vilanova_

Oriol Vilanova – Sunsets from…, 2013

Cécile Bourne-Farrell, comisaria de la exposición, dice dar cuenta con Mare Medi Terraneum de la mirada de los artistas contemporáneos sobre un espacio que es el de todas las civilizaciones del mundo, reunidas por aguas que se comparten. Una cuestión que nunca ha dejado de estar vigente, siendo el mar Mediterráneo un espacio de confrontación y conocimiento muy importante aún hoy. La encrucijada entre norte y sur, entre Europa y África y Oriente Medio, y lugar para el encuentro. Sin duda esta exposición es un claro ejemplo de cómo proceder y esperamos que sirva como inicio de muchas más conexiones con los otro centros con los que colabora.