Sin duda es una de las citas del anuales más destacadas en Madrid, y sin duda la que ocupa toda la temporada estival. Vuelve PHotoEspaña, festival de fotografía contemporánea, que cumple 18 años estando aún muy joven y con muchas novedades.

María García Yelo (Madrid, 1977) encabeza esta edición, tras su reciente nombramiento como directora, en sustitución a Clause Bussac, actual Directora General de Exposiciones y Festivales de La Fábrica. Yelo está Licenciada en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid y su experiencia pasa por instituciones tan prestigiosas como la casa de subastas Christie’s, el Museo Reina Sofía o el Museo Esteban Vicente de Segovia. Charlamos con ella acerca de esta nueva edición para conocer a fondo todos los detalles del festival.

María García Yelo¿Qué novedades hay en esta edición de PHotoEspaña, en la que te estrenas como directora?
Este año es la XVIII edición del festival y de alguna manera nos hacemos mayores; este es un festival que ya está maduro, con 18 años de trayectoria, y efectivamente aunque la situación de la fotografía y las artes visuales en España en el año 98 no tiene nada que ver con la actual, la trayectoria del festival es ya una trayectoria lo suficientemente consolidada, sólida, estable y contrastada, y que demuestra que el modelo funciona. PHotoEspaña es una plataforma de gran acogida en el público, tanto profesional como general, y para mí, respondiendo a tu pregunta, me es muy difícil pensar en cosas nuevas; es un festival ya consolidado y que funciona muy bien. Lo que tiene de especial es que es un proyecto en conjunto, en el que trabajamos distintas cabezas en la organización y programación, desde el presidente Alberto Anaut a la directora general del área, Claude Bussac, Oliva María Rubio (directora artística de La Fábrica), hasta yo misma.
Como en los últimos tres años (incluyendo esta nueva edición), no habrá comisario general, sino que es un proyecto que elaboramos de la mano de muchos comisarios. No es, ni podría ser, un proyecto unipersonal porque es un entramado de entidades públicas y privadas, de personalidades, de fotógrafos…que hace que se construya PHotoEspaña de manera común.

De alguna manera se ha creado un público fiel que recorre el mapa de PHotoEspaña, visita las exposiciones, y repite cada año.
Sí, muchos de los que ahora trabajamos en el festival hemos sido público antes. PHotoEspaña cumple 18 años pero mi sensación no es que se inaugurase cuando yo acabé la carrera, sino que me parece que lleva toda la vida celebrándose. Es una cita que forma parte de nuestra calendario cultural anual, como ARCO.

Respecto a los inicios en 1998 y el presente, ¿cómo ha cambiado también la fotografía?
El proyecto nace de La Fábrica, que es una empresa de gestión cultural, y que entonces detecta, en 1998, que si bien otros ámbitos de la creación plástica sí tenían eco y representación en el contexto expositivo de la ciudad, la fotografía no lo tenía.
Deciden entonces que, existiendo ese vacío, se debe buscar la manera de dar visibilidad a un medio con el que la propia empresa ya está muy ligado editorialmente. Se piensa en un festival que visibilice y normalice la fotografía. Esto por un lado. La situiacón ha cambiado tanto que hoy, a la hora de programar, son difusos los límites entre fotografía y otras disciplinas plásticas. Por eso, en la programación de este año se ha invitado a autores a que desarrollen proyectos, ya que aunque no se consideren estrictamente fotógrafos, sí trabajan con la imagen fotográfica en su obra. Esto se debe también a que el corsé que enmarcaba la fotografía se ha roto, no sólo sus límites creativos sino la forma en que vemos fotografías; este medio forma parte de nuestra vida más diaria, al margen incluso de la creación artística.
Institucionalmente el cambio ha sido muy grande también; hoy en día ya no se plantea una programación pensando en si se va a hacer una exposición de pintura, escultura o fotografía, y lo normal es que todos los medios se mezclen en las muestras.
Lo que sí creo que ha eclosionado es la creación fotográfica en España; si hiciéramos una comparativa de todos los nombres de creadores que trabajan con el medio fotográfico hoy (algo imposible) respecto a la nómina en 1998, veríamos que se multiplica exponencialmente. También su visibilidad ha cambiado; antes eran visibles y estaban centrados en el contexto español, y hoy están exponiendo por todo el mundo.

Tina Modotti - Sickle, Bandolier & Guitar

Tina Modotti – Sickle, Bandolier & Guitar, 1927. © Tina Modotti. Cortesía Throckmorton Fine Art

Lola Álvarez Bravo - Tiburoneros,

Lola Álvarez Bravo – Tiburoneros, 1950. © Centro para la fotografía creativa, Fundación Universidad de Arizona

La amplitud del festival PHotoEspaña permite que haya artistas más reconocidos y consolidados pero también otros más emergentes.
Sí, en 2013 decidimos hacer cambios en el festival, centrándonos en áreas geográficas: fotografía española en primer lugar, fotografía latinoamericana y fotografía europea el año que viene. Cuando te planteas abordar la fotografía desde un punto de vista geográfico en ningún caso te lo puedes plantear como un ejercicio enciclopédico, no hemos pretendido barrer todos los países desde el año 1 de la fotografía hasta el año 2015. Lo que sí que hemos intentado es, trabajando con instituciones y comisarios de allí y de aquí, intentar establecer visiones cruzadas y llegar a autores a los que no se había llegado a través del festival antes, para dar visibilidad a gente que hasta ahora no la había tenido; también incluimos a autores cuyo trabajo ha cambiado mucho, o algunos que creemos conocer mucho pero su obra no lo es tanto. Con este planteamiento hemos abordado la programación, y en este sentido hay exposiciones de carácter muy clásico, como En la mirada del otro. Fotografía histórica de Ecuador: la irrupción en la Amazonía, en la que partiendo de los fondos históricos de Instituto Nacional de Patrimonio Cultural de Ecuador, se pone el foco en cómo se descubría la Amazonía a través de la fotografía, con una aproximación claramente antropológica. Y de ahí llegamos al día de hoy con proyectos como PHEstudios: imagen no disponible, con la Comunidad de Madrid, que no es estrictamente expositivo sino de actividades y de acciones; se ha invitado a cuatro estudios a dar visibilidad de su trabajo a través de acciones en espacios insólitos, de la mano de dos profesionales vinculadas a la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense, Selina Blasco y Emilia García-Romeu. Todos trabajan, de alguna manera, el medio fotográfico. Con la colaboración del Metro de Madrid se utilizarán los soportes del Metro para crear piezas artísticas para estos espacios (carteles y vídeo), en la calle, y en otros lugares originales. Se harán recorridos por sus estudios y más actividades que se pueden consultar ya en la web.

Mario Cravo Neto - Heart of Stone, 1990

Mario Cravo Neto – Heart of Stone, 1990

Manuel Carrillo - Sin título (mujer y cabestro).

Manuel Carrillo – Sin título (mujer y cabestro). © Manuel Carrillo. Cortesía Colección Bank of America Merrill Lynch

¿Las actividades y los concursos de PHotoEspaña están pensados para que el público participe activamente?
Sí, en las actividades de carácter público tenemos, por ejemplo, talleres para niños y jóvenes que hacemos en la Fundación Canal los sábados, y que son talleres prácticos, donde los niños de entre 5 y 15 años pueden trabajar con cámaras fotográficas, aprender a utilizarlas, producir imágenes y conocer el medio desde dentro; también tenemos una serie de invitaciones a convocatorias abiertas, como Itinerarios Polaroid Sunglasses. Una ciudad sin reflejos, en donde Marta Soul y Gianfranco Tripodo (fotógrafos), a través de las lentes polarizadas, van a mostrar a una serie de personas que se sumen al grupo, distintos lugares de Madrid desde donde la visión de la realidad a través de las lentes polarizadas se muestra que es distinta.
También tenemos el concurso Madrid 24 h. Un día en la vida de Madrid, que celebra su segunda edición, y que hacemos con el Ayuntamiento de Madrid y con Samsung. Se trata de un proyecto de participación ciudadana totalmente libre, que abre convocatoria y cualquiera puede participar fotografiando Madrid durante 24 horas; esas imágenes se recopilan en una base de datos, se hace un filtro, y las seleccionadas se muestran en las pantallas de Callao, y en una exposición en CentroCentro. Se convierte así alguien anónimo en parte de la programación de PHotoEspaña.
Con Madrid Destino tenemos un concurso de selfies, #Madrid, América Latina y yo, mucho más rápido y espontáneo, invitando a la gente a fotografiarse en aquellos lugares que de algún modo aludan a Latinoamérica en Madrid; también invitamos, en otro proyecto, a que la gente fotografíe lugares latinoamericanos en Madrid, que sean tan parecidos que generen hasta confusión.

También hay residencias e intercambios con Latinoamérica, como ocurre en el Centro de Arte de Alcobendas…
Sí, es el caso de Transvisiones, un proyecto que se realiza en Alcobendas, que es también donde se desarrolla la Escuela PIC.A – Escuela Internacional Alcobendas PHotoEspaña; también la semana de Descubrimientos, que son una serie de encuentros para profesionales y con profesionales y que analizan la fotografía de tú a tú, y otras actividades como seminarios, talleres, etc. Exposiciones como Transvisiones, de alguna manera continúan la conexión que el festival ha tenido siempre con América Latina. En 2008 se lanza, por ejemplo, Trasatlántica, un programa de visionado de portfolios con PHotoEspaña y en los espacios de AECID en Latinoamérica; respondía a la cada vez mayor demanda de participación en Descubrimientos por parte de creadores latinoamericanos y que, sin embargo, no podían participar por falta de recursos.

Ignacio Evangelista - Portalet E-F.

Ignacio Evangelista – Portalet E-F.

¿Cómo se ha gestado la colaboración con entidades de los países de Latinoamérica?
Este año PHotoEspaña en un festival de fotografía latinoamericana pero no es un festival sólo de fotógrafos latinoamericanos, es un festival de fotografía latinoamericana, sobre Latinoamérica. Es importante señalar también que este año el festival se ha construido gracias a las relaciones intensas con colaboradores institucionales y privados aquí, como siempre, pero también de allí. Las exposiciones son fruto de colaboraciones con el Centro de la Imagen de México D.F., con la Fundación Televisa, con el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural de Ecuador, con la Fundación de Fotografía Urbana de Venezuela…hemos producido las exposiciones con ellos, ha sido un trabajo de verdadera colaboración. Por eso este apoyo institucional, que siempre incluye instituciones públicas y privadas españolas, este año cuenta además con muchas de Latinoamérica.

Si tuvieras que destacar una actividad de esta edición…
Es dificilísimo…es como escoger entre tus hijos (ríe). Sería imperdonable perderse a los clásicos como Manuel Carrillo en el Museo Lázaro Galdiano, a Lola Álvarez Bravo en el Círculo de Bellas Artes, a Tina Modotti en Loewe, a Julio Zadik en el Jardín Botánico… Pero también sería una pena perdernos a aquellos autores que aunque todavía no son clásicos, ya son grandes maestros de la fotografía latinoamericana, como Luis González Palma en el Espacio Fundación Telefónica, o Mario Cravo Neto en el Jardín Botánico.
Además de todas estas citas con Latinoamérica, el festival siempre ha incluido otros proyectos de gran calidad, como Construyendo mundos. Fotografía y arquitectura en la edad moderna en Museo ICO, que revisa a través de 17 autores internacionales la relación entre arquitectura y fotografía; las obras son auténticas joyas.
No puede faltarnos una visita a la Casa de América para ver Latinoamérica es un pueblo al sur de Estados Unidos, una antológica de Trasatlántica que parte de fragmentos y versos musicales latinoamericanos.