Coincidiendo en Madrid con la gran semana de las ferias de arte contemporáneo, RAMÓN ISIDORO (Valencia de Don Juan, León, 1964) presenta su obra reciente en Puxa Gallery (Santa Teresa, 10. 28004 Madrid), que analiza la materia bajo delicadas capas de pintura y fotografías retroiluminadas configurando un proyecto site-specific en nuestro espacio, repleto de guiños líricos y purezas. La muestra reclama una actitud contemplativa alejada de efectismos, abierta a emociones capaces de explorar esas luces visibles e invisibles que nacen del silencio bien entendido. Se inaugura el jueves 23 de febrero, a las 20.30 horas, y estará abierta hasta el 12 de abril.

En su obra Cambio de aliento Paul Celan (uno de los faros poéticos de Ramón Isidoro) nos enseña a respirar de «otra manera» para discernir ese crucial momento que fluye entre la inspiración y la espiración, ese mágico instante «donde se dobla el aire» y hay una suerte de compulsión de la luz para que el espacio se habite. Estos gestos apenas perceptibles y sus levedades son los frutos últimos del taller de Ramón Isidoro, que apuesta por sinfonías plásticas realizadas con mucho oficio y cierta melancolía que no precisa de explicaciones sesudas sino de paciencia, quietud y del deseo de compartir sus pálpitos.

Cambiar de aliento, respirar otros paisajes, buscar compañeros de viaje. De ahí la presencia, una y otra vez, de homenajes que Ramón Isidoro rinde a las voces calladas, o a Friedrich, o a Goya, o a Turner, o a los párpados de ese mar que admira cada mañana desde su hogar norteño. Una obra que en las dos últimas décadas ha venido evolucionando con inusual coherencia y que en esta muestra madrileña alcanzará sus mejores cotas cualitativas, vibrando en los límites del lienzo, jugando y conjugando la iluminación artificial, y cuidando obsesivamente cada escenografía.  Una generosa energía vital la de este artista, de quien han escrito grandfes elogios críticos, filósofos, escritores y poetas españoles como Julio César Abad, Fernando Castro, José Luis Corazón, José Manuel Cuesta, Vicente Domínguez, Luis Feás, Ana Fernández, Juan Carlos Gea, Aurelio González Ovies, Javier Hernando, Javier Hontoria, José Isla, Ricardo Menéndez Salmón, Alfonso Palacio, José Luis Piquero, Ángel Antonio Rodríguez, Rubén Suárez o Leopoldo Sánchez Torre, valorando la singularidad y la solidez de sus trabajos.