A propósito del fin de curso de Land Art y de la visita de dos ponentes japonesas a Asturias (maestra y alumna), quiero hacer una pequeña reflexión acerca de la ceremonia del té japonés y todo lo relacionado con ello (wabi-sabi, ikebana…).
La maestra Lesaka Ruriko presidió, en compañía de varias de sus alumnas, la ceremonia del té en el campus de Ponferrada dentro del marco del curso de Land Art; conocedora además del arte de ikebana, caligrafía, kimono…nos dio la oportunidad de conocer un poco más de cerca la relación espiritual que existe en Japón con la naturaleza.
La ceremonia del té, el saber poner un kimono y los distintos colores y lazos según su función, la caligrafía, el uso del incienso…todos los elementos que nos fueron mostrando implicaban un profundo respeto hacia el ritual, pausado, sereno y armonioso.
P9020041
La maestra Lesaka Ruriko durante la ceremonia del té
Además de tener la oportunidad de conocer más a la maestra durante su pequeña estancia en Asturias, entendimos mejor lo que representan todos estos rituales: ikebana es más que un arreglo floral, es un interesante y respetuoso contacto con la naturaleza, un proceso de conocimiento interior a través de la conexión con la Tierra, tan presente en la espiritualidad japonesa.
Al igual que esto, la ceremonia del té, con sus pasos, su silencio y su cortesía, servían para conectar interiormente con lo natural, incluso estando como espectador, mientras te servían los dulces y posteriormente el té.
Es interesante conocer otras formas de espiritualidad, no ligadas a una religión, sino a una especie de fe panteísta que conecta cualquier ritual que en Occidente nos parece común y diario, con una ceremonia de contacto con la naturaleza.
Su respeto por el universo y su ceremonia en cortesía con la naturaleza nos ayudan a entender otras formas de arte que no buscan un fin económico, como muchas veces se ha degenerado en Occidente, y una consideración por el pasado y por la tradición, en consonancia con el ahora, que muchas veces también menospreciamos en nuestro presente postmoderno.
Un pequeño video de la ceremonia