La nueva edición de PhotoEspaña comienza su puesta de largo con inauguraciones de exposiciones y actividades en distintos puntos de la ciudad de Madrid. Una de las más recientes ha sido la inauguración de las dos exposiciones que se pueden ver en el Centro de Arte de Alcobendas, Gradiente de Iñaki Domingo, y Like de Eduardo Nave.

Gradiente es una exposición de fotografía sin fotografías o, quizá más bien, una exposición sobre fotografía. Está planteada como un tributo a la teoría del color contemporánea, y a los mecanismos y materiales utilizados para crear imágenes, pero sin que éstas estén presentes o, al menos, no de un modo evidente.

La teoría del color se conforma a través de dos tipologías: el color-tinta (CMYK), que adquiere materialidad gracias a los mecanismos de captura e impresión, y que permiten fijar imágenes de manera perdurable, y el color-luz (RGB), que requiere de dispositivos de grabación y reproducción para obtener su fisicidad.

El proyecto expositivo está compuesto por tres piezas complementarias (una instalación, un monocanal interactivo y un libro de artista) que, en su conjunto, conforman una unidad que reflexiona sobre materialidad de la imagen, y su transformación de código binario a objeto tangible.

Gradiente tiene un carácter experiencial, entre tecnológico y poético, y las obras que lo conforman fijan la atención sobre el proceso de creación de las imágenes más que sobre su resultado.

Like, por su parte, se presenta como un síntoma, una alteración en el ecosistema de la producción visual, que pone de manifiesto la existencia de un comportamiento desquiciado, más preocupado por señalar nuestro estar en el mundo que por mostrar el mundo. Así lo señala Mireia A. Puigventós en el texto de la exposición. Instalados en el capitalismo de las imágenes -en su exceso, acceso y asfixia- de la era posfotográfica, surge la siguiente pregunta: ¿es posible experimentar la emoción del descubrimiento?

Frente a la sobrecarga de estímulos y reacciones múltiples, el autor persigue el viejo deseo de la modernidad de explorar un paisaje virgen que no haya sido colonizado por la mirada: dejar de ver un escenario masificado. ¿Acaso no quedan sitios donde huir? ¿Se puede aspirar a la soledad contemplativa? El vacío es una motivación que perdura en la imaginación, y empuja al fotógrafo a acometer cada viaje, aunque se trate de una travesía lunática, de una ficción o de un imposible.

Like es una impresión de nuestro tiempo, esa aldea global que habitamos, donde la figura humana aparece fusionada con el fondo, como un ser desleído: un signo suspendido en la superficie, sin orden ni concierto, ni identidad; de ahí la pulsión del autor de trasladarse hasta un nuevo territorio deshabitado, quizás más lejos que nunca, tal vez fuera de esta realidad.


Del 18 de mayo al 2 de septiembre de 2017. Centro de Arte Alcobendas