Las cuatro paredes negras nos sorprenden y nos sumergen en un universo casi espectral, donde se disponen las distintas piezas de Sol Negro, la tercera exposición individual de Rubenimichi en La Fresh Gallery (Madrid). Se cuenta que Saturno, que una vez fue una estrella que se apagó, tiene seis anillos, y que en su polo norte se ha formado una nube hexagonal de seis lados, que la NASA ha fotografiado. Esta forma mágica con seis puntas, que tiene una larga tradición esotérica a lo largo de la Historia, nos remite desde la Estrella de David a la matemática moderna. El Saturno apagado, la luz que desapareció, le han convirtió en el Sol Negro, objeto de culto a la vida y a la muerte al mismo tiempo.

Saturno_hexagono

Todo esto es el origen de la obsesión que Rubenimichi han transformado como mejor saben hacer, en pinturas y esculturas. La buena resolución formal de las pinturas no deja atrás a las pequeñas piezas de madera tallada que sitúan en una esquina de la sala. Por uno y otro lado se repiten patrones hexagonales y en las pinturas reconocemos a un Jano personificado en un ser antropomorfo y vegetal.

Jano Jano2El ojo panóptico se mantiene en el aire sobre la mano de la protagonista de una de las pinturas, una joven de perfil, vestida de negro (el color del culto en las Saturnales romanas) que lleva también una hoz y otros símbolos de la vida, como espigas o los lirios blancos. Otras pinturas, sin embargo, muestran a personajes anónimos, ocultos tras un pañuelo que les cubre la cara, pero no por ello menos misteriosos. A un Prometeo moderno, oculto y acompañado de pequeños pájaros, le vemos antes de entregar la sabiduría a los hombres; no falta tampoco la caja de Pandora, a punto de abrirse para liberar los males que asolarían a la humanidad.

image_8 image image_1 0

El frágil equilibrio entre la vida y la muerte se muestra en esta pequeña habitación donde Rubenimichi han concentrado toda la energía de Saturno a través de lo visual. Un pequeño reducto de esoterismo, misterio y magia en una exposición donde las piezas mezclan ciencia y superstición sin perder calidad temática ni formal.

image_3